Niños y airbags

Muchas veces hemos hablado acerca de los airbags, en esta oportunidad queremos hacerlo en el vínculo directo que tienen con nuestros hijos. Como ya sabemos, cuando se inflan en un accidente permiten salvar la vida de muchas personas y se ha evitado que se ocasiones grandes lesiones.

Pero como sucede con todo en la vida, en ocasiones puede causar efectos colaterales negativos. Normalmente estos efectos son lesiones menores como magullones y raspaduras. También es cierto que muchos consideran que cuando un menor deba viajar, excepcionalmente, en el asiento del copiloto lo mejor es desactivar el airbag, este es un tema que genera diferentes opiniones.

Uno de los grandes problemas que pueden surgir con respecto a los airbags es que la personas o niño que se deba proteger se encuentre sobre o muy cerca del airbag cuando comienza a inflarse.

Por eso, como siempre te decimos, para evitar problemas, siempre los niños, desde el momento en que nacen deben viajar en el asiente trasero y en su sillita especial, que deberá ser acorde a su edad. Recuerda asegurarte que la silla este bien asegurada con el cinturón de seguridad y que el pequeño se encuentre correctamente ajustada en ella.

Lo que puede llegar a suceder es que en contados casos, cuando el niño esté enfermo o en una situación particular, quiera viajar adelante o debamos observarlo continuamente, evitando que este solo. Debes pesar que el peligro se incrementa notablemente si se llega a producir un accidente y que si se llega a activar el airbag y los pequeños están con su sillita mirando hacia atrás, las consecuencias pueden ser graves.

Foto | Flickr


Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Connect with Facebook