Una triste historia que se repite todos los días


Es evidente que todos los días justo por detrás de cada noticia se encierran cosas buenas y malas, es pues como se da el mundo de la seguridad vial todos los días, no ejemplifico solamente a los peatones o conductores, me refiero a todos. Es verdad que a cada semana lleno los párrafos esperando que aquellas personas que las leas sea testigo de lo que se debe o no hacer.
El día de hoy vengo hablar sobre una historia que no solo pasa en España, sino que va más allá de las fronteras porque este problema no discrimina raza, sexo o religión, al contrario abarca infinidad de posibilidades que se le presenten en el camino, me refiero a la siniestralidad que acaba con la vida de miles de personas.

La actualidad

A veces da pena escribir cuantas muertes se registran en este país, si bien es cierto la siniestralidad se ha reducido (que tampoco es mucho), en las carreteras aun se ven casos graves de imprudencia al volante.


No me cabe la menor duda que las agencias aseguradoras y el resto de conglomerados están haciendo “todo lo posible” pero la verdad es que  a veces pareciera que estos actos no se dan abasto.

Cambio de mentalidad

Todos somos hijos, padres y hermanos de alguien: personas que nos esperan esperando la vos de seguridad que ha pasado el día sin mayor dificulta, que bien cuando todo es lo esperado, pero que triste cuando es todo lo contrario.
Esta va para los imprudentes: nunca olvides que detrás de tu imprudencia va más que un daño económico, puedes dejar huella en una familia, en una sociedad, y cuidado, no te van a pillar por la ley se encargará de hacer justicia.


Deja un comentario

Connect with Facebook