Conducir resfriado, igual de peligroso que hacerlo borracho

conducir enfermo

Siempre atendiendo a las conclusiones que se extraen de un estudio realizado por la Universidad de Cardiff (Reino Unido), conducir con síntomas de resfriado o con gripe es igual de peligroso que hacerlo estando borracho. De acuerdo a este estudio, los estornudos –que instintivamente pueden llevar a cerrar los ojos durante unos escasos segundos–, el picor de ojos y la fiebre pueden afectar a los reflejos y a las habilidades del conductor, tales como la concentración e incluso el mantenerse despierto.

El estudio se basó en utilizar una caja negra, similar a la utilizada en los aviones, y registrar el comportamiento del vehículo con personas que sufren enfermedades comunes como de las que hablábamos antes. De esta toma de datos se extrajo que las habilidades al volante se reducen en un 50% en estas personas.

En palabras del encargado del estudio, el Dr. Christopher Ohl, “las personas enfermas con fiebre deberían quedarse en casa por muchas razones, incluyendo descansar y recuperarse y quizás deberíamos añadir la conducción segura a esa lista”. Un suceso inesperado, pérdida de concentración, e incluso la distracción que puede implicar buscar una botella de agua para tomarse la medicina, con la consecuente somnolencia que puedan causar algunos medicamentos, etc., todos son factores a los que no prestamos la suficiente atención y que podrían acabar en tragedia para nosotros y para el resto de conductores.


Deja un comentario

Connect with Facebook