El fenómeno de la distracción al volante

El conductor de un automóvil no puede depositar su seguridad en el instinto como ocurriese en el caso de que quedarse dormido en la silla de un caballo, el cual, guiado por sus instintos, encuentra por si mismo el camino. Cuando se realiza cotidianamente un recorrido o se tiene confianza en las habilidades como conductor, de forma engañosa se incita a la distracción y solamente en unos milisegundos, la eventualidad de un accidente de transito puede aparecer.

La distracción es la fijación en la mente de una idea o cosa que aparta la atención del objeto al que debía aplicarse. Es bien sabido que un conductor puede llevar su vista fija en la vía, y sus acompañantes tienen la sensación de que está muy atento a todo lo que está sucediendo en la misma, pero en realidad su mente está muy lejos de la carretera. Un simple pensamiento que le aleje de la vía aunque sea por fracciones de segundos podría ser la causa de un accidente.

Una persona distraída puede estar pensando en compromisos o problemas económicos, personales o familiares o del trabajo que constituyen una desviación de su foco de atención. De esta forma no conduce concentrado mentalmente, haciéndolo de forma automatizada y cuando se requiere pensar y actuar, se realiza tardíamente al estar su mente ocupada en otro asunto.

Un conductor debe evaluar correctamente distancias, la velocidad que lleva y la de los otros vehículos, calcular tiempos, observar las señales, adelantarse a la posible maniobra de los otros conductores, debe cuantificar el nivel de riesgo que está dispuesto a aceptar y debe ser consciente de la responsabilidad para consigo, su familia y el resto de los usuarios de la vía.

Lo cierto es que la conducción requiere de la total atención cada segundo y teniendo en cuenta que el tiempo de reacción de un conductor no es inmediato, no se le puede sumar ningún segundo adicional que afecte el acto de circular con cuidado y prevención, conservando en todo momento el dominio efectivo del vehículo.

Fuente: www.dpv.misiones.gov.ar


Deja un comentario

Connect with Facebook