PTC Escuela: posición del conductor y cómo coger el volante

Seguridad y el curso de conducción de PTC Escuela

Después del curso que hicimos en Motorclan en PTC Escuela, queremos compartir con vosotros algunos de los puntos más importantes que nos explicaron sobre seguridad la parte teórica del curso de conducción.

Una de las cosas más importantes es la posición en la que nos sentamos delante del volante. Es fundamental ver la carretera: esto quiere decir que no debemos estar ni muy altos ni muy bajos. Estar mal sentado en el asiento puede hacer que el tiempo de reacción aumente hasta 1 segundo con el peligro que esto conlleva. La espalda debe estar completamente apoyada en el respaldo y la cabeza a no más de 10 centímetros del reposacabezas. Las piernas deben estar ligeramente flexionadas cuando pisamos los pedales y la muñeca “colgando” por encima del volante. En esta posición es la óptima para tener la movilidad necesaria para conducir, sin olvidar también que evitaremos disminuir el riesgo de lesión en accidentes.

En este punto hay que destacar que cuando se está conduciendo no se debe llevar el pie izquierdo sobre el embrague, sino apoyado en el espacio que hay a la izquierda de este pedal. Las razones son varias e importantes:

  • Si llevamos el pie en esa posición en el aire, la pierna se cansará con la incomodidad que eso desentraña para conducir.
  • Controlamos mejor la posición y movimiento del cuerpo en las curvas.
  • En caso de tener que frenar de forma contundente, podremos hacer más presión sobre el pedal del freno apoyándonos en la pierna izquierda.
  • En caso de accidente, se disminuye el riesgo de lesión.

Después de habernos acomodado, es el momento de coger el volante. Ambas manos deben de estar por fuera y una frente a la otra. Cuanto más separadas estén, más capacidad de giro tendremos. Uno de los muchos mitos que existen en la conducción dice que las manos no se pueden cruzar: las manos sí que se pueden cruzar, pero no pueden estar cruzadas. Esa es la forma más rápida de hacer un giro completo, pero no se pueden dejar las manos cruzadas mientras se coge el volante. El movimiento de cruzar las manos es el más rápido para dar un giro de una vuelta completa al volante.

Sobre este punto suele haber muchos malos hábitos como girar palmeando o deslizando las manos. Hay que tener cuidado ya que esto se puede hacer con la dirección asistida muy fácil, pero a medida que aumenta la velocidad, la dirección se pone más dura y puede que siguiendo esta técnica no podamos girar a tiempo, lo que es extremadamente peligroso.

En el próximo artículo os hablaremos de como nos enseñaron en PTC Escuela a trazar las curvas de forma correcta.

Más información | Cursos de Conducción


Deja un comentario

Connect with Facebook