Problemas con el uso del teléfono móvil al conducir

Las investigaciones científicas han demostrado que el cerebro humano no puede asumir dos tareas simultáneas que requieran de cierto grado de complejidad. Forzosamente quien habla y conduce al mismo tiempo disminuye su atención y el peligro de accidente se incrementa.

El uso del teléfono móvil es una de las causas de distracción, que provoca una peligrosidad equivalente a tener un 1% de alcohol en sangre. Los momentos más peligrosos en el uso del artefacto al volante se encuentran en la recepción de la llamada, al marcar un número y después de hablar minuto y medio. Inclusive haciendo uso del manos libres no se percibe el 40% de las señales de tránsito, disminuye la velocidad media en un 12% y el ritmo cardiaco se acelera mientras habla, lo cual influye en el tiempo de reacción.

Recibir una llamada implica un elemento sorpresa: el de buscar el móvil, cogerlo y responder, en este lapso cambian las pulsaciones, la actividad cerebral y la conductividad eléctrica de la piel.

Toda conversación por teléfono constituye un factor de riesgo, si tenemos en cuenta que resulta necesario soltar una mano del volante para manejarlo y queda limitada la capacidad de utilizar los mandos del vehículo. También se olvidan otras obligaciones del tránsito como accionar los intermitentes para realizar alguna maniobra, la disciplina del carril, usar la bocina, etc.

Precauciones que debe tener en cuenta un conductor:

–         Desconectar el móvil mientras se conduce.

–         Si se viaja acompañado permitir que un pasajero sea quien manipule el teléfono.

–         En caso necesario de realizar una llamada urgente, detener el vehículo en un lugar seguro por el tiempo imprescindible, además de encender las luces de estacionamiento.

Fuente: Ergonomía.cl


Deja un comentario

Connect with Facebook