Los radares de tramo han pillado a 1.500 conductores en dos meses

Los radares de tramo que se instalaron hace dos meses en varios puntos de las carreteras españolas, en principio en el túnel de Torrox en Málaga y en el túnel de Guadarrama en Madrid han pillado a 1.500 conductores circulando a más velocidad de la permitida.

Estos radares de tramo, llamados también cinemómetros, no son estrictamente radares sino que se trata de un sistema de lectura de los identificadores de matrículas de los coches que circulan entre dos puntos. Su funcionamiento es el siguiente: se mide la distancia entre ese dos puntos y se halla la velocidad media entre ambos; si el vehículo tarda en recorrer menos del tiempo calculado en ese tramo a la velocidad permitida el sistema detecta la infracción.

Si en un principio las infracciones no se sancionaban sino que se informaba simplemente de ella, ahora ya se están empezando a enviar las sanciones a los conductores. La mayor infracción la cometió un conductor que circulaba con su vehículo por el túnel de Torrox a 173 km/h., y la segunda la de otro que iba a 153 km/h. por el túnel de Guadarrama. A ambos les habrá caído una sanción económica y una detracción de puntos.

Estos radares de tramo son mucho más fiables que los habituales en las carreteras españolas, y por tanto tienen un margen de error menor, de hecho ha cazado ya a más de un conductor circulando a 116 km/h. La DGT ya está instalando más sistemas de este tipo en las carreteras españolas, así que habrá que extremar todavía más la precacución cuando cojamos nuestro vehículo.

Vía | El Comercio Digital
Infografía | DGT
Vídeo | YouTube


Deja un comentario

Connect with Facebook