¿Qué hay del limite de velocidad en el resto de Europa?

Seguro que todos en España recordamos esas señales de tránsito con forma circular y en el centro el número 120… imágenes del pasado en las carreteras españolas – al menos hasta que entre el verano.

Una vez más nos han obligado a reducir la velocidad en base a los fundamentos del ahorro energético, al igual que sucedió en el 73 con la crisis del petróleo. Ahora el límite de 120 que venía desde el 81, ha sido reducido a los 110 – cifra que podemos ver con constancia en la A-3 sentido Madrid. Pero, cada vez que veo una nueva señal me pregunto ¿Qué sucede más allá de nuestras fronteras? ¿También habrán tomado medidas?

Límites Altos

Indagando y conversando con algunos colegas esparcidos por la UE he descubierto que para bien o mal, España es el único país que ha tomado cartas en el asunto y para sorpresa de muchos, nuestro límite es realmente bajo en comparación con el resto de países, por nombrar algunos: Holanda, Reno Unido y Polonia donde se elevó el límite genérico que anteriormente era de 130 km/h a 140 desde el 1 de enero.

Hasta el pasado 1 de enero Europa se había mantenido unificada en cuanto a la velocidad permitida en autopistas e interiores de las ciudades. La velocidad máxima en todo el continente era de 130 kilómetros por hora – a excepción de lugares muy específicos, como las autopistas de Alemania (Autobahn) o Italia, donde vemos algunos de los coches deportivos más fantásticos de la Industria Automotriz correr a más de 150 km/h.

Cuestión de ‘Movilidad’

Según el gobierno Polaco, la iniciativa puesta en marcha de elevar el límite máximo de velocidad atiende meramente a necesidades de ‘movilidad’. Pese a que el país cuenta con algunas de las peores redes de carreteras de toda Europa.


Deja un comentario

Connect with Facebook